domingo, 22 de abril de 2012

Mis recuerdos de la Expo' 92

Hay experiencias en la vida que se quedan grabadas para siempre en la memoria aunque se fuera pequeño cuando ocurrieron. Eso me ocurrió a mí con la Expo'92. Cuando se inauguró yo tenía 10 años y cumplí los 11 en el transcurso del evento. A pesar de mi corta edad hay imágenes, olores, sensaciones y experiencias inolvidables, que junto con lo que vivieron otros miembros de mi familia conforman este nostálgico relato. 
Un servidor con un mapa del recinto al revés y Curro al lado
Para comenzar, he de decir que lo primero que se me viene a la mente es un olor: el de tortilla de patata y filetes de pollo empanados que mi madre hacía desde las siete de la mañana. Ese olor era el indicio de una larga jornada, como casi siempre ocurría. Como niño, una de las cosas que más me hacía ilusión era sellar en el pasaporte la constancia de la visita a los múltiples pabellones. Aunque, si he de ser sincero, de los primeros que visité, no tengo buen recuerdo. Si mi memoria no me falla fue el de Extremadura, ya que tenía dos plantas y el suelo era de cristal,por lo que me entró un miedo atroz de pensar que se pudiera romper y salí de ese pabellón a la velocidad del rayo. 

Si, por el contrario, hablamos de experiencias agradables en pabellones, enumeraría múltiples casos, aunque he de reconocer que lamento que no me hubiese pillado con más edad para haber disfrutado más de esos meses: El Pabellón de la Navegación fue uno de los que más me impactaron con un vídeo genialmente realizado sobre tal tema vinculado con el descubrimiento de América. En el exterior de este pabellón había un muñeco de gran tamaño que representaba a Gulliver, el famoso personaje creado por el escritor Jonathan Swift.
Delante del gigante Gulliver    A.Reche Selas
Para mí, uno de los más espectaculares fue el denominado Plaza de América, que englobaba a la mayoría de los países de Latinoamérica, con la excepción de algunos países de esa zona del mundo como Chile, con pabellón propio y cuya visita te dejaba literalmente helado gracias a la presencia de un iceberg ante el que te podías hacer fotos.
Con mi familia frente al iceberg del Pabellón de Chile
Coincido con muchos en que, arquitectónicamente, el Pabellón de Marruecos era de los más atractivos tanto por dentro como por fuera, así como el de Japón hecho de madera y un ninja animado como mascota propia. En consonancia con el tamaño real de su territorio el pabellón de Mónaco no era muy grande pero era tenía su gran atractivo en el hermoso acuario que se recorría en su interior, o el de la Unión Europea, donde adquirimos las que, previsiblemente, iban a ser las futuras monedas, los ECUS.

En lo que se refiere a vivencias anecdóticas durante la Expo, una de las más señaladas ocurrió el 13 de agosto. Era el día de Coca Cola, una de las empresas con representación en la muestra. Pues bien, ese día, con un calor insoportable que me hacía querer llegar a casa cuando antes resulta que, cuando pasábamos por el Pabellón del Futuro, mi hermana se entera de que en su interior está el Príncipe de Asturias. Tuve que esperar resignado a que Don Felipe de Borbón apareciese y ver cómo a mi hermana se le permitió hacerle fotos a muy poca distancia y los nervios jugándole malas pasadas, ya que ella estaba convencida de que le le había echado el carrete entero y al final sólo le hizo cuatro.
El Príncipe de Asturias en su visita a la Expo R.R.S
El calor fue precisamente una de las notas destacadas de los meses que duró la Expo'92. Eso hizo que se recurriese a helados y al agua para combatirlo. Desde meternos en los aspersores que rodeaban una gran bola en el recinto hasta mojar los pies en las fuentes que rodeaban algunos pabellones. Aunque resulte una canallada no puedo evitar reecordar, estando refrescándome los pies junto a mi prima Belén una señora se cayó a una de esas fuentes con bolso y todo.

Yo disfruté poco de las actuaciones musicales, uno de los puntos fuertes de las actividades que se desarrollaron de abril a octubre de 1992. Recuerdo más la cabalgata, con Curro, la mascota de la Expo haciendo las delicias de pequeños y mayores, donde precisamente estuvo trabajando el actor José Manuel Seda, popular gracias a Yo soy Bea, Física o Química y triunfando en los escenarios con Yo, el heredero, al lado de Ernesto Alterio y Concha Cuetos.

Como digo, la música tuvo una gran importancia. Algo que quedó patente antes incluso del comienzo de la Expo en sí, con la inauguración del Auditorio por parte de Rocío Jurado,  en septiembre de 1991 con un concierto que marcó época, en parte gracias a su interpretación de La Saeta de Serrat, quien puso música a los versos de Antonio Machado.

Otro de los grandes espectáculos que se vivió ya en la Expo fue el espectáculo denominado Azabache donde se reunieron a grandes artistas, bajo la dirección de Gerardo Vera, para homenajear a la copla como Imperio Argentina, María Vidal, Nati Mistral o la propia Rocío Jurado.


La inolvidable Juanita Reina también intervino en este espectáculo.Era la cantante favorita de mi abuela, que se fue hace ya casi un año, y pudo verla actuar en directo gracias a la Expo. Mi abuela nació un año después de la Exposición Iberoamericana de 1929  y sí pudo disfrutar de ésta, algo de lo que nos alegramos los que estuvimos con ella, ya que disfrutó como una niña con zapatos nuevos. 
Con mi abuela y mi hermana en una de las visitas
De todos los artistas que pasaron por la Expo mi hermana recuerda con ilusión el concierto de Alejandro Sanz, en ese momento en el despegue de su carrera o de Duncan Dhu, además de otros artistas como Hombres G, Los Secretos o La Unión. Para concluir este viaje a la nostalgia no puedo dejar de recordar el espectáculo del lago que tenía lugar cada noche con una combinación inolvidable de imágenes y música a cargo del maestro José Nieto, habitual del director Vicente Aranda y ganador de seis Goyas.



En fin, estos son esbozos de la gran cantidad de experiencias que tuve la suerte de vivir en un acontecimiento inolvidable que marcó un antes y un después en la historia de Sevilla.

3 comentarios:

  1. Cómo me hubiera gustado ir a la Expo 92 y sobre todo al espectáculo "Azabache" :)

    ♥ Besos desde
    http://www.yoavogueytuacalifornia.com/

    ResponderEliminar
  2. Que disfrutamos Ale, yo disfrute de otra manera que tu, yo me lo pase genial!!!! Me harte de ver conciertos, pero lo que mas disfrute es con mama y la abuela viendo Azabache y con la fa ilu, que recuerdos taaaaan bonitos.
    Que suerte tenemos con los papis que tenemos y los abuelos.
    Os adoro!!!!,

    ResponderEliminar
  3. Buenos días: Le comunico oficialmente que su blog ha recibido de www.telademoda.com
    uno de los cinco premios Liebster Blog.
    Enhorabuena.
    Atentamente
    Clara Guzmán

    www.telademoda.com/?p=6625#comments

    ResponderEliminar