viernes, 10 de mayo de 2013

Muere Alfredo Landa, el cómico que emocionaba al público

El cine español se ha quedado hoy sin otro de sus actores más queridos, carismáticos y polivalentes. Alfredo Landa ha fallecido a los 80 años dejando para el recuerdo un buen puñado de películas y series de televisión. 
Alfredo Landa (1933-2013)
Asociado a la comedia desde sus inicios, Landa, nacido en Pamplona en 1933 dio igualmente muestras de una capacidad para el drama asombrosa, una de cuyas cimas es, sin lugar a dudas Los santos inocentes (Mario Camus, 1984), impecable adaptación de la novela de Miguel Delibes por cuya interpretación, como Paco "El Bajo", fue premiado junto a Francisco Rabal en el Festival de Cannes, un premio que podía haberse extendido al resto del espléndido reparto que incluía a Terele Pávez, Juan Diego, Mary Carrillo, Agustín González, Agata Lys o Maribel Martín.
Con Terele Pávez en la sobresaliente Los santos inocentes
Decir Alfredo Landa es decir un nombre asociado a la memoria colectiva de millones de españoles ya que intervino en películas imprescindibles de nuestro cine desde comienzos de los sesenta como la imprescindible Atraco a las tres (José Mª Forqué, 1962) al lado de actores de la talla de José Luis López Vázquez, Gracita Morales, Cassen, Agustín González o Manuel Alexandre.
Con el genial reparto de Atraco a las tres
También intervino en otro clásico de nuestro cine en esta primera etapa: El verdugo (Luis Gª Berlanga,1963) junto a Pepe Isbert, Emma Penella y Nino Manfredi.

En los 60 mantiene un ritmo frenético de trabajo con unos óptimos resultados: El remake de La verbena de la paloma (José Luis Sáenz de Heredia, 1963), una de sus primeras películas con Concha Velasco, que encabezaba el reparto junto a Vicente Parra, Historias de la televisión (1965) de nuevo con Sáenz de Heredia en la dirección y Concha Velasco en el reparto, además de Tony Leblanc entre otros, Los guardiamarinas (Pedro Lazaga, 1967), junto a Julia Gutiérrez Caba, Pepe Rubio y López Vázquez, ¿Qué hacemos con los hijos? (Pedro Lazaga,1967), comedia dramática con Paco Martínez Soria, Emilio Gutiérrez Caba o Lina Morgan, donde Landa interpretaba al novio de Mª José Goyanes.

También de 1967 son las muy populares Crónica de nueve meses dirigida por Mariano Ozores y Las que tienen que servir dirigida por José Mª Forqué donde interpretaba al novio de Concha Velasco, criada junto a Amparo Soler Leal de un matrimonio americano. La película estaba basada en una exitosa pieza teatral de Alfonso Paso.

Como ya hemos dicho el ritmo de trabajo de Alfredo Landa fue frenético y es imposible abarcar la totalidad de sus trabajos. Si bien hay que decir que gracias a una serie de películas donde encarnó al prototipo de macho ibérico como Manolo la nuit (Mariano Ozores, 1973), se acuñó el término de landismo gracias a  su labor. Hay que destacar que, ahora que se habla de éxitos de taquilla, Alfredo Landa protagonizó uno de los más sonados del cine español, No desearás al vecino del quinto (Ramón Fernández, 1970).

Tras protagonizar numerosas y exitosas películas en los años 70, en 1979 trabaja por primera vez con el director José Luis Garci en Las verdes praderas y le ofrece a partir de entonces papeles que lo alejan de la comedia sacándole el máximo partido a sus dotes dramáticas, siendo las primera de ellas El crack (1981) un sólido thriller que tuvo una secuela en 1983.
En El crack, uno de sus trabajos con José Luis Garci
La colaboración con Garci se extendería a títulos como la hermosa Canción de cuna (1994) con Fiorella Faltoyano, Amparo Larrañaga, Mª Luisa Ponte y Maribel Verdú, Historia de un beso (2002) con Ana Fernández, Carlos Hipólito y Beatriz Rico, Tiovivo c. 1950 (2004) o su última intervención en el cine, Luz de domingo (2007) junto a Alex González, Paula Echevarría o el también desaparecido Carlos Larrañaga.
Con Ana Fernández en Historia de un beso
Desde comienzos de los 80 otros muchos directores se sirven de sus inmensas facultades interpretativas como Antonio Mercero que le otorgó un magnífico duelo actoral junto a Lola Herrera en La próxima estación (1982), segunda película de Cristina Marcos y un sólido drama a reivindicar.

En 1985 forma parte del extenso reparto de otro éxito de nuestro cine, La vaquilla de nuevo a las órdenes de Berlanga, ambientada en la Guerra Civil. Dos años más tarde, José Luis Cuerda lo elige para protagonizar El bosque animado, filme triunfador en los Goya del año siguiente y por el que Landa obtiene el Goya al Mejor Actor Protagonista, premio que repetiría en 1993 gracias a su papel en La Marrana (1992) de nuevo a las órdenes de Cuerda, junto a Antonio Resines, Fernando Rey o Cayetana Guillén Cuervo. En 2008 Landa recibiría el Goya Honorífico con el público rendido a sus pies.
Recibiendo uno de sus tres Goyas
Para acabar con el apartado cinematográfico, hay que destacar sus trabajos en el remake de Marcelino pan y vino (1991) a cargo de Luigi Comencini, La luz prodigiosa (Miguel Hermoso, 2003) o El oro de Moscú (2003), el debut en la dirección de Jesús Bonilla donde actuaba junto al propio Bonilla, Santiago Segura, Concha Velasco o María Barranco.

En el terreno televisivo tuvo también grandes éxitos como Ninette y un señor de Murcia (Gustavo Pérez Puig, 1984), adaptación de la célebre obra teatral de Miguel Mihura, al lado Juanjo Menéndez, Ismael Merlo y una hermosísima Victoria Vera, o  Tristeza de amor (Manuel Ripoll, 1986) en la que trabajó con Concha Cuetos, Carlos Larrañaga o una joven Emma Suárez.

Pero si hay un papel televisivo que marcó su carrera fue el de Sancho Panza en la ambiciosa serie El Quijote dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón en 1991, donde se plasmaba en imágenes con todo lujo de detalles la primera parte de la obra magna de Cervantes. La serie contó con un reparto de lujo: Además de Alfredo Landa estaban Fernando Rey como Don Quijote, José Luis López Vázquez, Emma Penella, Terele Pávez, Aitana Sánchez-Gijón o Héctor Alterio entre otros muchos.


Inolvidable Sancho Panza junto a Fernando Rey en El Quijote

Al año siguiente Alfredo Landa fue elegido por Vicente Escrivá para protagonizar uno de los éxitos de Antena 3, Lleno, por favor, serie ambientada en una gasolinera donde trabajó junto a Beatriz Carvajal, Miguel Molina, Lydia Bosch, Antonio de la Torre o Jesús Cisneros. Su última aparición en televisión fue en la serie Los Serrano.
En un capítulo de Los Serrano, último papel televisivo
En el teatro despuntó en títulos como Eloísa está debajo de un almendro de Enrique Jardiel Poncela, Ninette y un señor de Murcia, de Miguel Mihura interpretando el mismo personaje que luego haría en cine y en televisión o Los verdes campos del Edén de Antonio Gala, que estrenó en 1963 dirigido por José Luis Alonso.

Se ha ido otro de los grandes, otro actor con mayúsculas pero siempre te tendremos presentes gracias a tus múltiples trabajos, descansa en paz, Alfredo Landa

1 comentario:

  1. Una gran carrera cinematográfica, muy completa.

    ResponderEliminar